AEFUSC

Mércores, 18 Maio 2011 08:51

IAI. FICHA 6. Alimentación en la edad preescolar y escolar

Written by 
Rate this item
(0 votes)

 

Introducción

Este periodo de la niñez abarca el ciclo comprendido desde los tres años hasta el inicio de la pubertad, pudiéndose dividir en dos partes:

  • Período preescolar: de tres a seis años.
  • Período escolar: desde los seis años hasta la pubertad.

Es importante tener en cuenta que alimentar adecuadamente es algo más que proveer de alimentos suficientes para  el crecimiento del cuerpo. En una alimentación adecuada intervienen además de una buena selección de alimentos, la  situación socio-familiar, hábitos y costumbres (alimentarios, religiosos, etc.), educación, nivel cultural, etc.

A todo esto, hay que añadir la adaptación al momento

fisiol6gico del niño, posibles situaciones especiales como preoperatorios, tratamientos con antibi6ticos, verano,  períodos de mayor actividad física o psíquica, etc., que a veces obligan a la suplementación o a la modificación de la dieta habitual.

Como fines de la alimentación infantil se busca:

  • Cubrir necesidades energéticas, plásticas y reguladoras.
  •  Evitar carencias.
  •  Promover correctos hábitos alimentarios entre la infancia.
  •  Prevenir posibles patologías causadas por una deficiente alimentación.

Cambios fisiológicos y psicosociales durante el periodo preescolar y escolar

 

Crecimiento

En la etapa preescolar existe un crecimiento estable. El aumento de tamaño es de 5 a 7 cm/año. El peso, por el contrario, aumenta con la edad de 2,5 a 3,5 kg/año. Se da la circunstancia de que la grasa disminuye gradualmente hasta los seis años, aproximadamente. Después aumenta, produciéndose un rebote adiposo como  preparación a los cambios sexuales característicos de la pubertad: los niños tienen más masa corporal que las niñas, que poseen más grasa.

El crecimiento del tronco es lento y las extremidades se alargan mientras que los músculos abdominales y dorsales se fortalecen para ayudar a la posición erecta.

Es posible que el crecimiento sea errático: algunos niños se mantienen más o menos estables en el crecimiento y peso para luego aumentarlo súbitamente, situación  que va paralela al aumento de apetito y, por tanto, de ingesta.

Para el caso de una enfermedad con fallo en el crecimiento, el déficit de peso es mayor que el de estatura. En la  recuperación de crecimiento se alcanza el máximo al cabo de dos meses de tratamiento nutricional; sin embargo, la ganancia de peso comienza enseguida con una velocidad de tres veces la habitual para esa edad.

Una valoración del estado nutricional incluye la recopilación de datos antropométricos de crecimiento y peso representados en los distintos percentiles.


nuevas_007Como interpretar las curvas de crecimiento

Probablemente poco entendemos cuando el pediatra nos habla de percentiles o nos muestra un gráfico que más  se  asemeja  a  una  variable  econ6mica  que  a  la  representación del crecimiento de nuestro hijo.

Sin embargo, estos gráficos denominados "curvas de crecimiento" son una herramienta útil para registrar y evaluar el crecimiento físico de los niños a través de los anos.

Esto tiene el prop6sito de que el pediatra y los padres conozcan el ritmo de crecimiento del pequeño, para que de esa manera puedan ayudarle a desarrollar su máximo potencial en talla (altura) y a la vez puedan detectar y corregir oportunamente posibles alteraciones.

Por eso, lo ideal es que el peso y talla del niño se registre desde el nacimiento y luego, peri6dicamente en cada control pediátrico.

Estos gráficos tienen trazados varios canales (o curvas) que representan la evolución en peso y talla de la mayoría de los niños sanos. Lo importante es que la talla y el peso de nuestro hijo se mantenga en una misma curva a  lo  largo  del  tiempo,  o  que  s6lo  experimente  leves desviaciones.

Cuando hay una desviación importante, se puede sospechar que existe alguna alteración del crecimiento, que  puede estar causada simplemente por malos hábitos como sedentarismo o mala alimentación, o bien, que el  pequeño  tenga  un  problema  de  salud  que  esté  afectando su desarrollo.

 

Tipos de curvas de crecimiento

Existen diversos gráficos para evaluar el crecimiento. Hay para niñas y también para niños. Algunos abarcan desde los 0 a los 24 meses, otros, desde los 0 hasta los 36 meses y otros de 2 a 18 años.

Los gráficos pueden venir expresados en dos tipos de unidades: percentiles y desviaciones estándar (DS).

independiente de ello, todos poseen un grupo de curvas que representa el peso en relación a la edad, ubicado en la par te inferior de la tabla y otro grupo que representa la talla en relación a la edad, ubicado  en  la  par te  superior.  Lo  normal  es  que  el  peso  y la  talla  de  nuestro  hijo  estén  ubicados  en  la  misma curva.

Los valores comprendidos entre el percentil más bajo (3) y el más alto (97) se consideran dentro de la normalidad.

Como ubicarse en la curva
Para marcar el peso de un niño o niña en el gráfico, primero hay que buscar su edad en el eje inferior, y luego hacerla coincidir con el peso en kilos que está en el eje derecho. En la intersección de las dos líneas, se marca un punto.
El mismo procedimiento se realiza para marcar la talla, que esta expresada en centímetros en el eje izquierdo. A lo largo del tiempo, estos puntos irán formando una curva, que es la curva de crecimiento de su hijo.
Cuando el grafico esta expresado en desviaciones estándar, lo esperado es que la curva de crecimiento del niño este cercana a la mediana (curva central) o al percentil 50, en un gráfico de percentiles.
No obstante, es importante considerar la evolución de cada niño en particular, ya que si su ritmo de crecimiento siempre ha estado alejado de la curva media, no quiere decir necesariamente que sea anormal. Puede que sus características genéticas lo predispongan a ser más alto o más bajo que la mayoría, o bien más delgado. En todo caso, el crecimiento siempre debe ser supervisado por un pediatra, ya que solo él puede evaluar posibles problemas que pasen inadvertidos para los padres.


foodpyramidadmiracionRecomendaciones nutricionales
La alimentación correcta es:
  • Variada: compuesta por todos los grupos de alimentos.
  • Suficiente: porque su cantidad está en relación con el período de la vida, actividad y trabajo que desarrolla el individuo.
  • Está bien distribuida: se realiza con intervalos variables, no menos de 4 comidas al día.
  • Higiénica: porque se realiza siguiendo ciertas reglas que disminuyen el riesgo de transmitir enfermedades infecciosas o tóxicas
  • Una dieta sana y equilibrada para un niño debe estar constituida por alimentos variados y adecuados a la edad, gustos, hábitos y actividad física e intelectual del mismo
  • El aporte calórico debe ser adecuado para mantener el peso normal, para evitar tanto la malnutrición como la obesidad.

La base de una buena alimentación está asegurada consumiendo diariamente alimentos en la proporción que nos indica la pirámide de alimentos.


Selección de alimentos

La selección de alimentos se debe hacer con el objetivo de conseguir lo mejor para la salud y bienestar del niño.
Como siempre, la primera recomendación es elegir los alimentos para asegurar una dieta equilibrada.
El equilibrio de una dieta se consigue desde dos niveles: cualitativo y cuantitativo, por lo que la selección de alimentos también debe tener carácter cuantitativo y cualitativo.

Selección cuantitativa

Es necesario ayudarse de tablas de composición de alimentos.
En las tablas se suele expresar la cantidad de energía y nutrientes contenida en 100 g de alimento. Pero los niños no comen 100 g de esto o de lo otro, sino que es necesario aportar unas cantidades acordes con su edad, raciones que aseguren el aporte que se establece en las recomendaciones dietéticas. Es decir, teniendo en cuenta las cantidades recomendadas, hay que calcular que cantidad de alimento las contienen.


Ejemplo:
Si para un niño de 4-6 años se debe aportar en la dieta diaria 800 mg de calcio. Si 100 g (ml) de leche de vaca contienen 125 g de calcio, lo que hay que administrarle para conseguir la cantidad de calcio necesaria es: 640 g de leche o 640 ml, algo más de medio litro diario.
Así se debe hacer con todos los alimentos que se seleccionen para formar par te de la dieta, de forma que aseguramos el aporte adecuado y nos orientamos acerca de la cantidad.
Pero sería muy pesado hacer todas estas cuentas cada vez que se va a servir un plato de comida al niño. Para evitar obsesionarse con los cálculos, se suele recomendar el establecimiento de una selección cualitativa que se basa en el aporte de las raciones adecuadas.

Seleccionar cualitativamente supone elegir los alimentos en las porciones adecuadas a cada comida, en número de veces suficiente para conseguir un aporte completo y de forma que estén representados todos los grupos de alimentos.
Las raciones dietéticas aseguran la adecuada representación de todos los alimentos básicos, evitando los superfluos.
Una ración es la cantidad o porción adecuada a "un plato normal" de comida. A veces son varias unidades de un alimento las que forman una ración.
Para que una dieta sea equilibrada cualitativamente, deben formar parte de ella todos los grupos de alimentos: energéticos, plásticos o constructores y reguladores o protectores.

Grupos de alimentos

  Alimentos energéticos

  • Grasas (aceites y mantequillas).
  • Frutos secos grasos (avellanas, cacahuetes, etc.).
  • Cereales (arroz, pasta, pan).
  •  Legumbres (garbanzos, judías, lentejas).
  •  Azúcar, miel, chocolate, dulces.
Aportan:
  • Lípidos.
  •  Hidratos de carbono complejos y vitamina B.
  •  Hidratos de carbono solubles.
  •  


Alimentos plásticos o constructores
  • Leche, yogurt y quesos.
  •  Carnes, pescados y huevos.
  •  Legumbres, frutas y cereales.
  •  Huevos, vísceras.
Aportan:
  • Proteínas animales, calcio.
  • Proteínas vegetales.
  • Hierro y calcio.


Alimentos reguladores o protectores
  • Verduras y frutas frescas.
  • Frutas (coloreadas).
  • Hígado, mantequilla.
Aportan:
  • Vitamina C.
  • Vitamina A y carotenos.
  • Magnesio.
  • Vitamina D.
  • Fibra.
  • Oligoelementos.

Necesidades
Las necesidades de la población infantil están condicionadas por el crecimiento del cuerpo, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. y también por la necesidad de reservas para la
pubertad.
Las necesidades energético-proteicas son elevadas, en general más elevadas que las de los adultos.
La población infantil es un grupo de población con alto riesgo de sufrir malnutrición cuando se mantienen dietas carenciales debido a sus escasas reservas. También son muy proclives a sufrir
deshidratación y alteraciones digestivas, en general debido a la falta de hábitos higiénicos y nuevamente por las escasas reservas.
Es de todos conocido, la severidad con que la población infantil sufre los efectos de la falta de alimentos causados por las guerras, las situaciones de desastre social, socioecon6mico, etc. y cómo se
arrastran las secuelas durante toda la vida: deficiente desarrollo de huesos, músculos, incluso deficiencias neurológicas.
La RDA (Recommended Dietary Allowances) son las recomendaciones básicas que se siguen para establecer raciones de alimentos adecuadas que aseguren el aporte necesario para el óptimo
crecimiento y desarrollo físico y psicológico.

 
Diferentes motivos pueden hacer necesaria la individualización de las recomendaciones. Veremos a continuación las de:
  • Energía
  • Proteínas
  • minerales y vitaminas
Energía
La recomendación en energía se cuantifica a partir de las necesidades para cubrir el metabolismo basal, la tasa de crecimiento y la actividad física. La cantidad requerida que se recomienda debe proceder en un 50-60% de los hidratos de carbono, en un 25-35% de grasa y entre un 10 y un 15% de las proteínas.
Proteínas
Es importante saber que las deficiencias proteicas no son frecuentes en las sociedades industrializadas, probablemente debido al énfasis que se hace en el consumo de alimentos ricos en estos nutrientes. En general, 
sólo sufren riesgos de deficiencias proteicas aquellos individuos sometidos a restricción estricta, como los niños vegetarianos, o los que sufren limitación de algún alimento en la dieta por diferentes patologías.

Minerales y vitaminas

Al igual que los macronutrientes, son estrictamente necesarios para el desarrollo y el crecimiento infantil. Las deficiencias y alteraciones que puede provocar una ingesta inadecuada de los mismos son muy graves para la salud infantil:
  • Hierro: los alimentos deben ser ricos en hierro pero en una forma susceptible de ser absorbida por parte del intestino. Se recomienda el grupo hemos, frecuente en las carnes magras poco hechas.
  • Calcio: es necesaria una adecuada mineralización para que el crecimiento 6seo sea 6ptimo. Las necesidades están marcadas por la absorción individual y por la concentración de vitamina D y f6sforo que condicionaran su absorción. La leche es el alimento que constituye la principal fuente de calcio, por ello se convierte en un alimento imprescindible, su limitación o exclusión de la dieta puede comportar riesgos importantes
  • Vitamina D: necesaria para la absorción de calcio, ya que es imprescindible para que se lleve a cabo la deposición en los huesos. Se debe asegurar un aporte de 10 microgramos día cuando sea necesario incluso por vía farmacológica.
  • Zinc: Es esencial para el crecimiento. Su deficiencia produce falta de crecimiento, disminución del apetito, etc. Es necesario asegurar un aporte de 10 mg/día. La mejor fuente son las carnes y los pescados, estos últimos no suelen ser bien aceptados por los niños. En poblaciones marginales, y en situaciones sociales en las que priman las dietas según los caprichos infantiles, se han detectado deficiencias. Cuando se sospeche de una situación de deficiencia, se debe comprobar mediante la analítica adecuada y, si es necesario,utilizar suplementos farmacológicos.

Manejo dietético

Maduración psicológica

El comportamiento alimentario va a estar influido por la incorporación del niño a los comedores de guarderías, colegios y también por su entorno doméstico.
Los niños en edad escolar (de 6 a 12 años de edad) tienen una necesidad continua de alimentos nutritivos y saludables. Tienen un crecimiento continuo pero lento y normalmente comen de cuatro a cinco veces al día (incluyendo las tomas entre comidas).
Durante este período se establecen muchos hábitos alimentarios, gustos y aversiones.
La familia, los amigos y los medios de comunicación (especialmente la televisión) influyen en sus elecciones sobre los alimentos y hábitos alimentarios.
Los niños en edad escolar están a menudo más dispuestos a comer una variedad más amplia de alimentos que sus hermanos menores.
Comer entre comidas después de la escuela es importante, ya que esto puede contribuir a una tercera parte de la ingestión total de calorías del día.
Los niños en edad escolar han desarrollado habilidades más avanzadas para alimentarse y pueden ayudar con la preparación de la comida.

Cambios en los hábitos alimentarios en los niños

  • Cambios en el número de comidas diarias
Es importante distribuir las comidas en 4-5 tomas. Tres de ellas deben ser completas y equilibradas en cantidad y calidad, es decir, deben contener todos los tipos de alimentos (plásticos, energéticos y reguladores) en las proporciones adecuadas. Las otras dos comidas intermedias, de sostén, ligeras pero no por ello menos nutritivas. No se deben utilizar para aportar alimentos superfluos. Son las más apropiadas para los alimentos lácteos y derivados.
Es importante acostumbrar a los niños a comidas para días especiales, incluso la posibilidad de "hacer algún exceso" en ellas, reservando los fritos, dulces, etc. para estas situaciones, que se pueden asociar a fiestas familiares, infantiles o comidas fuera de casa.
  • Cambios en la forma de cocinar
Otro aspecto que se debe cuidar en las dietas infantiles es la técnica culinaria. Muchas comidas no son agradables por el olor o el sabor, a veces, también influye la textura.
Puede ser imprudente y contraproducente introducir en la dieta infantil alimentos de sabor intenso, como los picantes, la salazón, ahumados, etc. antes de los 7-8 años.
En cuanto a la textura, se deben ir eliminando los purés como alimento diario y pasar al número de veces que lo toman los adultos de la casa. A partir de los 3 años, deben aprender a saborear diferentes verduras por separado, separar también la carne roja, el pescado y el pollo. Es decir, se debe introducir la idea de 1-2 platos en cada comida importante o empezar por platos combinados que se componen de diferentes alimentos en distintas porciones o unidades.
Se deben ir incluyendo a partir de los 3-4 años las comidas en guisos, mezclar carne o pescado con verduras, patatas, pasta, o bien cereales con verdura pero no para servir en forma de purés sino en forma de comida con-
junta. Este tipo de comida facilita la palatabilidad y desarrolla el gusto.
Además de todos estos cambios, hay otros factores que pueden modificar para bien o para mal la alimentación infantil, por lo que desde la razón y el sentido común se deben modular, para conseguir los mejores objetivos.
  • Ambiente familiar
La familia influye en los niños de forma decisiva. Estos aprenden imitando a sus mayores en todo. Así, adquieren los buenos y los malos hábitos en todos los 6rdenes de la vida, incluida la alimentación.
En la mesa es necesario tener en cuenta que son los adultos los encargados de seleccionar la comida de los más pequeños pero no por ello las deben convertir en aburridas y mon6tonas.
Tampoco hay que olvidar que "la hora de comer" debe ser lo más agradable y distendida posible. Comer toda la familia junta es importante. La separación de los pequeños suele dar lugar a hábitos poco recomendables.
  • El trabajo de las madres
Encargadas del hogar y trabajando también fuera de casa, las mujeres de hoy en día tienen cada vez menos tiempo para elaborar comidas, y muchas se ven obligadas por su trabajo a comer fuera de casa. Esto, a priori, revierte en un menor control sobre la alimentación familiar. En este aspecto, una mejor educación nutricional de todos los miembros de la familia facilitara una mejor alimentación.
No se debe caer en la tentación de dejar parte de estos quehaceres en manos del fast-food (comida rápida, precocinada o similar), ni a los productos enlatados.
Un poco de voluntad en la buena práctica alimentaria de todos puede hacer mucho por las comidas familiares.
  • Condiciones económicas
La penuria económica podría condicionar la selección de comidas de peor calidad, si no se hace el esfuerzo de pensar en posibles combinaciones que no supongan una mayor carga económica. Este punto depende mucho de la educación nutricional, del conocimiento de las equivalencias alimentarias y de algunos trucos culinarios para comer bien y barato.
  • Televisión
nino-tvEl número de horas de televisión que cada niño soporta en el período de su infancia es muy elevado. La influencia se ejerce a varios niveles. Los niños están sentados, disminuyendo notablemente la actividad física y con ello el gasto energético. Esta situación supone:
  • Corregir en cantidad energética la dieta habitual de los niños para evitar problemas derivados del elevado consumo y del poco gasto (obesidad).
  • Los niños se dejan influenciar por los anuncios de diferentes alimentos que son los que eligen para su dieta, sin medida alguna de su calidad y aptitud. Los adultos a veces tienen que resolver este problema tras auténticas batallas.
  • Limitar el número de horas delante del televisor es lo mas recomendable.
  • La moda

Al igual que en todos los demás aspectos de la vida, la moda condiciona la alimentación en un momento determinado. Hay que tener en cuenta, que no todo lo que el mercado ofrece como novedoso es lo más adecuado ni aconsejable.
Diferentes formas de yogurt, galletas, aperitivos, precocinados, son fruto del marketing y no de la razón nutricional. Muchas veces, con el tiempo se abandonan dichas modas, pero para entonces ya se han producido los efectos no deseables.

Los periodos de enfermedad
Los niños que enferman con frecuencia, o que pasan largos períodos de tiempo en cama, o después de un simple catarro, lo reflejan de forma drástica en sus hábitos alimentarios.
En este sentido, hay que saber que cuando el problema exige la modificación de la alimentación, no hay duda, hay que modificar la dieta. Pero hay que intentar modificar los caprichos y no los alimentos pues a veces se puede hasta complicar el problema de partida.

Comidas fuera de casa
Actualmente, los cambios sociales han obligado a que los nimios pasen gran parte del día fuera de casa, con lo que de 1 a 2 comidas las hacen fuera a tenor de lo que decidan los servicios de comida o catering, o bien sirviéndose de bocadillos.
Este condicionante se debe tener muy en cuenta a la hora de elaborar las comidas que se realizan dentro de la casa, de forma que se compensen los déficit que se puedan producir.
En este sentido, cobran especial importancia los comedores escolares.
Con todos los conocimientos adquiridos en los apartados anteriores, se tiene ganado mucho en la difícil tarea de alimentar a los nimios, pero todavía faltan unas cuestiones prácticas.

Los alimentos que debe incluir cada comida

En cada comida de las que hemos llamado importantes (desayuno, comida y cena) se deben incluir la mayor parte de los alimentos energéticos, plásticos y reguladores. La estructura de estas comidas ya ha sido repasada anteriormente.
Hay que tener en cuenta que:
  • Se debe aportar al menos medio litro de leche diario, que puede completarse con algún derivado lácteo: yogurt, queso, etc.
  • Se deben evitar las grasas animales, sobre todo evitar los dulces industriales.
  • Se debe incluir diariamente alimentos ricos en fibra: frutas, verduras y legumbres. 
  • Se deben excluir en lo posible colorantes y conservantes.
  • No se debe sustituir la fruta fresca por zumos. Son alimentos complementarios.
  • Se deben dejar los fritos y precocinados para situaciones especiales no como alimento habitual.
admiracionEl número de comidas

Como ya hemos comentado anteriormente, al menos deben ser cinco las que se realicen cada día. De ellas, tres deben ser más fuertes y soportar la mayor parte de la energía y nutrientes. En nuestra sociedad se reconocen así el desayuno, la comida de mediodía y la cena. Las otras dos comidas son de sostén y más ligeras. Esta característica no debe propiciar el aporte de alimentos superfluos, deben ser comidas complementarias y en ellas se pueden aportar aquellos alimentos que requieren un mayor número de raciones diarias como son la leche, la fruta y los cereales.
Para los nimios en edad escolar se recomienda el siguiente numero de raciones diarias:
Conocidos los alimentos, el numero de veces que se debe aportar cada uno y la distribución a lo largo del dla, s6lo queda elaborar un menu-dieta que sirva como ejemplo o gula y que esta abierto a todas las adaptaciones familiares, personales, etc:

admiracionPreguntas acerca de la alimentación equilibrada. (¿Como lograr una alimentación equilibrada?)

1. ¿Es el azúcar perjudicial para la salud de mi niño?
Si, en la medida que sea un consumo excesivo.
2. ¿Que efectos nocivos provoca?
En primer lugar, fomenta la obesidad, un problema de salud delicado para un menor.
Otro inconveniente es acostumbrarse a ingerir dulces y gaseosas (muy ricos en azúcar) que inhiben el apetito en las horas de sus comidas. De esta forma, los dulces le impiden consumir una serie de nutrientes básicos (proteínas y grasas). Además, cuando el azúcar está en permanente contacto con el esmalte dental permite la formación de la llamada placa bacteriana, que, a la larga, produce las caries dentales.
3. ¿Es conveniente ponerle sal a la comida?
La tendencia moderna aconseja no poner sal ni azúcar a los alimentos de los niños. Si de todas maneras ya lo hizo desde un principio y el niño se ha acostumbrado a ese sabor, se puede agregar solamente al final del hervor. De lo contrario, se pierden las vitaminas.
El exceso de sal condiciona la aparición de hipertensión arterial en la edad adulta.
4. ¿Se puede dar café a los niños?
El café y el té no son alimentos. Peor aún, quitan el hambre y el sueño. En algunos pases, por estas características se les denominan alimentos de ahorro (porque se come menos al ingerirlos). Estas razones bastan para contraindicarlos.
5. ¿Como se preparan las verduras?
Como todos los alimentos expuestos a contaminación (tierra, agua sucia, insecticidas, funguicidas, manipulación por manos sucias), se deben lavar 
después de comprarlas y en el momento de prepararlas. Los utensilios para su preparación (cuchillo, taza, vaso, cuchara) deben estar limpios y libres de moscas u otros insectos. Una vez preparada la comida, es bueno su consumo temprano. Además con el paso de las horas va perdiendo la vitamina C, lo más valioso de su contenido.

6. Los zumos procesados ¿son mejores que los naturales?
En un país como el nuestro, donde se dispone de gran variedad de frutas prácticamente durante todo el ano, no se justifica dar a los niños jugos procesados o desnaturalizados. A los jugos industrializados se les agregan conservantes o vitaminas sintéticas para reemplazar las que destruye el calor.
7. ¿Es cierto que la carne de pollo tiene hormonas?
Recientes trabajos científicos efectuados en nuestro medio por destacados especialistas en la materia han demostrado que la carne de ave está exenta de productos hormonales que pudieran dañar la salud del menor en crecimiento. No hay, por tanto, problema.
8. ¿Es recomendable condimentar la comida de los niños?
Los condimentos, como su propio nombre lo indica, no constituyen alimento de utilidad para el crecimiento de los niños. Sólo sir ven para el gusto y la ornamentación de la comida. Mientras no existan experiencias y evidencias que avalen ventajas en su uso, es preferible no incluirlos en la dieta de los niños.

 

Read 9367 times Last modified on Mércores, 25 Maio 2011 11:26

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Cursos libre elección (acceso usuarios rexistrados)

Comunicación

Home